El hombre en busca de sentido – V.Frankl

Del apartado TRANSITORIEDAD DE LA VIDA pág 148 del libro.

«Los hechos que parecen robarle el sentido a la vida incluyen no sólo el sufrimiento o la angustia, sino también la muerte. Jamás me cansaré de repetir que el único aspecto verdaderamente transitorio de la vida es lo que en ella hay de potencial. Ahora bien, lo potencial, al actualizarse, se convierte en realidad, se hace real. Todo lo real se guarda y se archiva en el pasado, de donde se le rescata y se le preserva de la transitoriedad. Pues nada del pasado está irremediablemente perdido: todo se almacena en él irrevocablemente. De lo dicho se desprende que la transitoriedad de nuestra existencia en modo alguno la vuelve carente de sentido; por el contrario, espolea nuestra responsabilidad si comprendemos que las posibilidades son esencialmente transitorias. Es decir, de las múltiples posibilidades presentes en cada instante, es el hombre quien condena a algunas a no ser y rescata a otras para el ser. ¿De esas diversas posibilidades, cuál se convertirá, por la elección del hombre, en una acción imperecedera, en una «huella inmortal en la arena del tiempo»? En todo momento el hombre debe decidir, para bien o para mal, cuál será el monumento de su existencia.

Con frecuencia el hombre sólo observa la rastrojera de lo transitorio y pasa por alto el fruto ya granado del pasado, donde han quedado cincelados los valores, todos su gozos y sufrimientos. De ahí, el hombre puede recuperar las acciones de su pasado. Nada puede deshacerse y nada puede volverse a hacer. Haber sido es la forma más segura de ser

No puedo evitar el paralelismo con la blockchain, en el que un algoritmo matemático actuando en el papel del tiempo, acuña un hash en un bloque, un eslabón inmutable e identificabe, encriptado y anónimo para muchos, pero accesible y compartido por todos.

La pregunta que flota en el aire es ¿centralizado o descentralizado?

Tout là-haut

Si on s’en allait tout là haut
Si on prenait de la hauteur
Tu verrais que le monde est beau, beau

Si on allait chiner l’écho
Qui guérit les peines et les peurs
Peut-être trouveras tu les mots, les mots

Au delà des fourbes apparences
Derrières nos loups de circonstance
Sous nos masque cousus d’espérance
Se cachent les fêlures de l’enfance, de l’enfance

L’air de rien, on n’est pas mal tout là haut
On goûte aux étoiles tout là haut
On oublie nos certitudes
On chérit la solitude
À faire une escale tout là haut
À nourrir le calme tout là haut
On ne joue plus d’artifice
On sait pourquoi on existe
Enfin, allez viens…

Si on s’en allait tout là haut
Pour mieux s’imprégner des couleurs
Saurions nous faire taire notre égo, oh

À démêler le vrai du faux
À chercher en nous le meilleur
Libre comme le cœur des oiseaux, là haut

Au delà des fausses apparences
Dans nos cailloux d’adolescence
Sous nos masque teintés d’insouciance
Sommeillent les blessures de l’enfance, de l’enfance

L’air de rien, on n’est pas mal tout là haut
On goûte aux étoiles tout là haut
On oublie nos certitudes
On chérit la solitude
À faire une escale tout là haut
À nourrir le calme tout là haut
On ne joue plus d’artifice
On sait pourquoi on résiste
Enfin, allez viens, allez viens
Allez viens
Allez viens
Allez viens

Si on s’en allait tout là haut
Pour mieux se parer de douceur
Tu verrais tout d’un oeil nouveau
Si on ressortait nos pinceaux
Pour dessiner à bras le cœur
Les contours de nos idéaux, là-haut

Au delà des sottes apparences
Dans le sillon de l’existence
Sous nos masques cousus d’espérance
Charrient les brûlures de l’enfance, de l’enfance

L’air de rien, on n’est pas mal tout là haut
On goûte aux étoiles tout là haut
On oublie nos certitudes
On chérit la solitude
A faire une escale tout là haut
A nourrir le calme tout là haut
On ne joue plus d’artifice
On sait pourquoi on existe

Libres, no estamos mal allá arriba,
Saboreamos las estrellas allá arriba,
Olvidamos las certezas,
Valoramos la soledad,
Para hacer escala allá arriba,
Para retirar el velo allá arriba,
No nos hacemos más trampas,
Sabemos porqué resistimos,
Bueno, vamos, vamos,
Vamos ven,
Vamos ven,
Vamos ven,

Tout là-haut – Isa – Zaz

Una conjetura audaz

Leo recientemente un artículo recomendado por mi querido amigo Jacobo. En el se dice…

«Tengo para mí la intuición de que el cuidado emerge como una conjetura audaz en estos momentos de nuestra historia como especie humana. Tanto dolor, tanto desgarro y tanta violencia ya no tienen cabida en esta tierra. Una de las traducciones educativas en este tiempo de agitación y agresión es la contemplación de que el cuidado nace del vínculo de  lo vivo con todo lo vivo. Por eso el cuidado es esencialmente noviolento, porque trata de preservar los vínculos y de luchar por la vida. El cuidado es contemplación y lucha; presencia y anticipación. Y, por ello, el cuidado ama la paz y cree en ella.  No nos extraña, pues, que tanto el cuidado como la paz choquen de frente con el presupuesto cultural que en pocas semanas se ha agigantado entre nosotros: si quieres la paz, prepara la guerra.

Si somos capaces de mirar más allá de lo inmediato podremos atisbar que el cuidado aparece no solo como fuente interior sino como conjetura audaz que ha de presidir el desarrollo de la humanidad en adelante. Este desafío de civilización llama a las puertas de nuestras organizaciones y zarandea nuestra vocación docente. Lejos de un pacifismo descomprometido, el cuidado es un arma pacífica cargada de futuro, como la poesía de Celaya, la valentía de Etty Hillesum o la audacia pastoral del papa Francisco. Como educadores hemos de dar contenido a esa conjetura en miniatura para que se convierta en práctica personal y colectiva. Hasta que el cuidado se haga costumbre.»

Luis Aranguren

García Campayo lo llama «compasión» en su «Nuevo Manual Práctico» sobre Mindfulness, en una forma de cuidado indulgente y sin juicio hacia uno mismo y el resto.

Xavier Marcet, en su libro «Crecer haciendo Crecer» lo lleva al mundo de la empresa con la archiconocida «empatía», sujeta a resultados y bañada por el servicio al equipo y la empresa, como fórmula de management.

Advierto detrás de estas corrientes humanistas ciertos aspectos ligados a las partes interesadas y el análisis del riesgo central en la gestión; aspectos circulares y responsables ligados a la sostenibilidad en los recursos, entorno y sociedad; aspectos que buscan el bien común de Felberg en su defensa de las economías que protegen valores.

«Como educadores hemos de dar contenido a esa conjetura en miniatura para que se convierta en práctica personal y colectiva. Hasta que el cuidado se haga costumbre.»

Voilà… Autoretrato

Asistí recientemente a una conferencia en la que por segunda vez en unas semanas, confirmaban la noticia de la inversión de NIKE en una empresa de producción de ropa deportiva para avatares. Para vestirse en el metaverso, vamos.

El caso es que se despertó en mi cierta curiosidad y con ella sentí el fresco de la desnudez de aquel Edén, sin sudaderas ni calzones de Nike y le pregunté a San Google. Me guió hasta un listado de aplicaciones entre las que, por valoración, número de descargas y cierta intuición (además de tres instalaciones y dos desinstalaciones) encontré una aplicación llamada Voilà.

Et voilà.